INFRAESTRUCTURA

Biodigestor

Para el tratamiento de aguas residuales, Un biodigestor es un tanque cerrado donde se producen reacciones anaeróbicas (en ausencia de aire) las cuales degradan la materia orgánica disuelta en medio acuoso conocido como aguas residuales domésticas. El resultado es metano, dióxido de carbono, trazas de hidrógeno y ácido sulfúrico, así como lodos inertes que se pueden utilizar de abono. En el proceso se logra una buena remoción de la materia orgánica en las aguas que serán dispuestas hacia el drenaje respectivo, zanja de oxidación, o campo de infiltración con o sin pozo de absorción, reduciendo el impacto en el ambiente. No genera malos olores y evita la proliferación de insectos, el desagüe se infiltra en el terreno.

Ventajas y Beneficios

  • Permite un fácil mantenimiento, ya que el lodo tratado es eliminado sin necesidad de bombeo, solo con la apertura de una válvula.
  • Instalación, operación rápida y económica.
  • Bajos costos de operación y mantenimiento.
  • No consume energía eléctrica.
  • Ideal para el tratamiento de aguas residuales domésticos en zonas rurales o urbana
    que no cuenten con redes para disponer los desagües.
  • No contamina napas freáticas debido a que no se agrieta ni se fisura.
  • Los lodos obtenidos del proceso de digestión que es parte del tratamiento, pueden ser
    utilizados como fertilizante, ya que son ricos en nitrógeno, fósforo y potasio.
  • Una mejor calidad del agua, comparada con los sistemas tradicionales (fosas sépticas y letrinas).
  • Elimina las aguas tratadas para disponerlas adecuadamente en el suelo por infiltración.
  • Fabricado con polietileno de alta densidad.
  • Garantía de 10 años.
  • Tiempo de vida útil estimado en 30 años, siempre y cuando se utilice de acuerdo a las recomendaciones indicadas.